Blog de llanon

viaje en la planeta Pro Evolution Soccer y FIFA 17

Querida Konami :

El año pasado todos recordamos que Adriano, el borrachuzo del Inter, era poco menos en FIFA 17 que Zeus bajando a poner orden en los asuntos futbolísticos. Pensamos que nunca más cometeríais esas exageraciones, pero nos equivocábamos de cabo a rabo. Para solucionarlo, este año habéis optado por que todos los jugadores de mediocampo hacia arriba, y con cierto renombre, parezcan Messi. Todos. Corremos a toda hostia, llevamos el balón pegado al pie, regateamos casi sin proponernoslo y, en definitiva, somos prácticamente imparables. Yo el que más: una exageración, parezco Messi.

Habéis sido contumaces a la hora de entorpecer a los defensas. Ya de por sí el juego ha experimentado un aumento de ritmo que lo sitúa a un paso de la velocidad absurda, pero la suma de unos defensas cuyo tranco recuerda al de los percherones girando sobre sí mismos hace que quitar la pelota a un delantero sea poco menos que un milagro, como quitarsela a Messi en la realidad. La IA de FIFA 17 hace que los laterales, inútiles hasta el extremo, circulen por el campo como ancianos por el Retiro : nunca están su puesto, nunca presionan a nadie y no son capaces de sacar un solo corner de cabeza. Lo mismo pasa con los centrales, que son capaces de quedarse quietos viendo como un pase raso desde el mediocampo pasa ante ellos mientras un delantero rival, cual Messi, les coge la espalda, la cartera y la dignidad : a este moment hay peinsar a comprar monedas fut 17 baratas .... Una y otra vez.

Amontonar jugadores en la zona defensiva tampoco ayuda: se retraerán cual cobardes como si les estuviera encarando Messi y, en caso de que elijas presionar al delantero, se pasarán de frenada y serán incapaces de recuperar la posición.

Ojo, no me quejo, yo me doy el balón a mí mismo y me pongo a hacer diabluras, pero no deja de ser como jugar de mentira. Esos centrales abriéndose a la bandas persiguiendo delanteros y dejando que el que va con el balón entre solito en el área quitan emoción y mérito. Donde más se nota es en el siempre diabólico juego online, disfrutando de animadas partidas con críos de mierda que ponen cinco delanteros, lag de ese que dan ganas de descorchar champán al ver que lo han vuelto a lograr un año más y alocadas carreras pim-pam-pum de portería a portería. Todos somos Messi en FUT 17.

El PES siempre ha sido el epítome de la diversión vacía, de ahí su incontestable éxito. Yo siempre dije que era mi juego favorito por este asunto tan simple: te pones a jugar, una, dos, tres horas y cuando has acabado no sabes ni lo que has hecho. Nada, mente en blanco por completo. Es algo así como el porno, que mientras estás en ello no puedes apartar la vista pero, en cuanto apagas el reproductor, te preguntas qué demonios hacías viéndolo. Pero habéis ido un paso mas allá, porque realmente este año es peor que nunca. La frustración de hacerme ver que puedo ser tan bueno como Messi es irritante. Tened en cuenta que vuestros gráficos son una puta mierda, vuestro sonido, menús, presentación general y, como añadido espectacular de este año, las antiguas y sacrosantas animaciones se prestan a que pensemos que nos tomáis el pelo. Como todas las sagas anuales de Pro Evolution Soccer y FIFA , ¿no?

Sí, pero vosotros más. Vosotros tenéis la obligación de perpetuar un sistema que funciona, que cumple su objetivo con precisión de relojero y, desde que hemos entrado en la nueva generación, vuestros despropósitos no conocen límite. Es hora de que alguien os lo diga : no soy Messi, y vosotros no sois capaces de daros cuenta de una verdad tan simple. De la misma forma que no os dais cuenta de que el crédito infinito que tenía la saga ha encogido a mínimos históricos y que, realmente, mirándoos a los ojos, todo fan quiere deciros esto: nunca más, habéis cruzado la raya.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: